Urticaria, angioedema, dermatitis atópica, alergia a alimentos, dermatitis por contacto

El más grande y sensible órgano del cuerpo, la piel es posiblemente la zona más tendiente a experimentar reacciones alérgicas. Saber diferenciarlas, entre sí, es crucial para recibir un tratamiento efectivo que erradique los síntomas y prevenga la recaída acompañada de consecuencias que pueden perdurar a largo plazo.

Entre las alergias más comunes que pueden afectar a nuestra piel, se encuentran las siguientes:

  • Urticaria

La Urticaria es la alergia cutánea más común de todas. Esta se caracteriza por un sarpullido rojizo, en forma de ronchas, que ocasiona un molesto picor. Puede surgir tanto por la ingesta de ciertas comidas o medicamentos, el contacto directo con un agente externo o por estrés. Si bien necesita tratamiento, pues desaparece en días; los antihistamínicos orales o tópicos pueden acelerar el proceso y contener la incomodidad de los síntomas.

  • Angioedema

El angioedema se reconoce por la inflamación de la piel, de las mucosas y de los tejidos submucosos. Este se puede producirse tanto por el contacto con sustancias alérgicas o como efectos secundarios en algunas medicinas. La epinefrina es el tratamiento más reconocido especialmente cuando en la sintomatología se incluye la obstrucción de las vías respiratorias.

  • Dermatitis atópica

La dermatitis atópica se reconoce por un sarpullido más ligero que el de la urticaria, particularmente común en lactantes y niños de corta edad. Sus causas van desde factores genéticos hasta fallos del sistema inmunitario. Los síntomas no suelen durar más de unas semanas y pueden tratarse con ungüentos que calmen el prurito.

  • Dermatitis por contacto

La dermatitis por contacto es una variante de la dermatitis común, que afecta a los pacientes que han estado en contacto directo con sustancia irritante, tales como ciertos jabones o perfumes, plantas o animales. Su tratamiento es prácticamente similar al de la dermatitis común, aunque también se recomiendan compresas frías y la administración de antihistamínicos o anestésicos tópicos para calmar la picazón.

  • Alergia a los alimentos

Las alergias alimentarias suponen una condición que surge cuando el sistema inmunológico reacciona ante la ingesta de ciertos alimentos, a cuyos componentes el paciente muestra poca o ninguna tolerancia. Las más comunes son la lactosa, el gluten y algunos o todos los frutos secos. Cuando este tipo de alergias afectan a la piel, pueden aparecer en forma de ronchas, granitos, puntos rojos o simple enrojecimiento.

Otras Alergias