Rinitis y conjuntivitis alérgicas, rinitis intrínsecas, poliposis nasal, sinusitis

La rinitis alérgica, popularmente conocida como fiebre del heno, es una condición que surge cuando las membranas que recubren las mucosas nasales, experimentan una reacción ante agentes como el polvo, el polen o cualquier otro compuesto medioambiental que produzca alergias. Esta afección se distingue por síntomas como la comezón y el goteo nasal.

La rinitis alérgica puede derivar en rinitis intrínseca, cuya sintomatología incluye inflamación de las mucosas nasales y obstrucción de las vías respiratorias. Esta enfermedad supone uno de los padecimientos más frecuentes en la edad media de las personas.

Algunos individuos con rinitis intrínseca, pueden desarrollar otras molestias que tienen que ver con alergias, tales como las siguientes:

  • Sinusitis

También llamada rinosinusitis, afecta a los senos paranasales y la mucosa de la nariz, originando una inflamación como producto del contacto con alérgenos. Sin embargo, puede surgir además por infecciones, virus, bacterias u hongos.

  • Poliposis nasal

Se le llama así a la formación de pólipos, pequeños tumores de carácter benigno que obstruyen el correcto paso del aire. Estas masas crecen dentro de la nariz y necesitan de cirugía para ser removidas. La presencia de estas comúnmente, también es asociada al padecimiento de bronquitis asmática, la cual consiste en la inflamación de los bronquios.

Tratamiento de la rinitis alérgica

Existe gran variedad de medicamentos capaces de prevenir y atenuar los síntomas de esta condición, entre ellos los corticoides en forma de aerosol, los antihistamínicos del tipo H1, los descongestionantes, las medicinas que cuentan con bloqueadores de leucotrienos y las vacunas hipoalergizantes.

Otro tratamiento eficaz consiste en la inmunoterapia alérgeno-específica, que se aplica sublingualmente y puede alterar la transición de la enfermedad eficazmente.

Además de estas medidas, es necesario que el paciente se mantenga alejado de sustancias que puedan desencadenar reacciones alérgicas, tales como el polen, el polvo, el pelo de los animales y el frío extremo.

Otras Alergias